Opinión
Tendencia

Negocios e Industria Alimentaria

En el marco de la Serie de Webinars impulsada por la iniciativa de Agro – Negocios e Industria Alimentaria (ANeIA) de la Universidad de los Andes, el pasado 22 de julio de 2020, estuve como asistente en el primer conversatorio virtual titulado El futuro del agro: el liderazgo en el sector lácteo, grasas y aceites vegetales. Los organizadores del evento tuvieron la gentileza de compartirnos las memorias del conversatorio, las cuales sintetizadas transcribiré en esta columna, en aras de fomentar el análisis en el departamento del Cesar, donde es habitual el discurso político sobre la base de recuperar la otrora vocación agropecuaria, sin embargo, el proceso de materialización sigue durmiendo el sueño de los justos.

El objetivo del conversatorio fue reflexionar sobre las fórmulas de supervivencia del sector lácteo, grasas y aceites vegetales, así como también las fórmulas para su fortalecimiento, mediante las consideraciones a estos interrogantes: ¿Es posible competir internacionalmente? ¿Es posible que el sector agropecuario en general tenga unas posibilidades de prosperar en el mercado global?

Carlos Gustavo Cano, profesor de la facultad de Administración de Empresas de la Universidad de los Andes y moderador de la sesión, hizo referencia al llamado recurrente sobre la importancia de diversificar la economía del país, dependiente del sector de hidrocarburos, resaltando que una fórmula para ello es por medio de la agroindustria lo cual requiere “motivar a la juventud de talento a fin de que se interesen en ese mundo de los agronegocios”.

Conscientes de la importancia del sector rural, sacudido por el impacto del conflicto armado y constreñido por la incidencia del narcotráfico, el panelista Ángel Custodio Cabrera, Ministro de Trabajo, hizo hincapié en la alta informalidad laboral, especialmente, en la ruralidad. Manifestó que es uno de los temas que el gobierno quiere estructurar desde el Plan Nacional de Desarrollo para incrementar el aseguramiento de los trabajadores y la implementación de los Beneficios Económicos Periódicos (BEPS). Sobre la flexibilización laboral para trabajadores del agro, el ministro señaló que es un tema que se llevará a la mesa de concertación laboral y a la Misión de Empleo con el propósito de que las decisiones al respecto se tomen de la mano de estudios y expertos en la materia.

En lo relacionado con la competitividad de la industria de lácteos Nueva Zelanda fue resaltada como un referente en el mercado mundial. Luz Dary Calderón, panelista, manifestó la preocupación sobre productos como el yogurt o el kumis que no hacen parte de la canasta básica familiar y que, en muchas ocasiones, los productos lácteos terminan siendo de lujo para estratos 1 y 2.

Carlos Enrique Cavelier, Coordinador de Sueños Alquería, resaltó que Colombia presenta dificultadas en torno al transporte y flete de los alimentos del ganado que entra por la costa y debe viajar hasta el altiplano cundiboyancense. “El secreto del éxito es que todos los ganaderos sean sus propios proveedores de alimentos”.

Sobre el sector de la palma, Ibett Liliana Velandia, señaló que en materia de competitividad el sector está lejos en términos de precio, productividad y competencia en costos de producción. Malasia quien es el gran referente tiene un costo de producción de 380 USD por tonelada mientras que Colombia produce a razón de 550 USD. No obstante, resaltó el crecimiento del sector en los últimos años y el potencial que tendría con la implementación de tecnología para producir a los costos de los países más competitivos.

En columnas anteriores relacionadas con el sector agropecuario resalté asuntos de orden legal, hidrológicos y tecnológicos. En esta ocasión comparto este análisis de origen académico con sustento en la experiencia, cabe resaltar, que son stakeholders y elementos pertinentes en los procesos de desarrollo.

El desarrollo rural y la productividad del uso de la tierra determinarán si el mundo es capaz de alimentar la población estimada en ocho mil millones para el 2030, manteniendo al mismo tiempo entornos naturales positivos, implementando las políticas vinculadas en el proceso denominado la nueva economía del clima, con el firme propósito de revertir el dilema del crecimiento económico y los efectos del cambio climático.

En el departamento del Cesar, estamos en mora de convocar a los stakeholders con conocimiento y experiencia, en aras de revertir los anuncios de empresas que explotan el carbón en el territorio, sin soslayar el inminente desuso del carbón y sus impactos en términos socioeconómicos. Para el caso una formula está en el sector agropecuario, sin embargo, para poder influir en ese proceso es perentorio organizarse, documentarlo y materializarlo, para que el discurso retorico de la campaña política, por fin se convierta en realidad y signifique grandes oportunidades.

Mostrar más

Luis Elquis Diaz

Maestrante Pensamiento Estratégico y Prospectiva/ Especialista Gestión para el Desarrollo Empresarial/ Administrador d Empresas/ Columnista del Portal Cultural SaborVallenato.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar