Opinión
Tendencia

Mujer, luz en las tinieblas

En 1977 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Con ocasión de la Conmemoración del Día Internacional de la Mujer, quiero dedicarle estas líneas al ser que Dios creó para que el hombre no estuviera solo, el libro sagrado en connotación machista dice que de la costilla de Adán fue creada la mujer, el cantautor Ricardo Arjona, mejoró ese acontecimiento expresando que hubiera dado su columna vertebral por verlas andar.

Los vestigios históricos sustentan que las primeras sociedades tuvieron composición matriarcal. El desarrollo de las civilizaciones trajo consigo aumento en la producción a partir del desarrollo agrícola, mediante este proceso surgieron profundas diferencias entre los géneros masculino y femenino empezando a marcar definiciones y roles de desempeño.

Abrirse espacios no ha sido sencillo para la mujer, sin embargo, con dedicación, preparación y perseverancia ha logrado trascender, anulando el rol del matriarcado para incursionar en los procesos productivos en detrimento de la médula espinal de la sociedad. Es probable que la incursión de la Mujer en los sectores académicos y productivos haya afectado el orden de la familia, no obstante, el circuito social evidencia que muchas mujeres son madres y padres al mismo tiempo.

En Colombia los derechos políticos de la mujer fueron adquiridos solo hasta el año 1957. El nuestro es uno de los países latinoamericanos que más tardó en reconocerlo. En la década de los noventa la mujer ganó visibilidad, principalmente porque empezaron a ser mayoría en el área urbana. La participación de la mujer en los escenarios productivos y del orden estatal, todavía está aunando esfuerzos para consolidarse. La labor de asegurar sus derechos no ha sido impedimento para cumplir con la misión de la procreación. Garantizar la continuidad de la especie humana es una virtud exclusiva de las mujeres. El proceso de gestación es admirable manifiesta resistencia física y despierta sentimientos que solo la mujer puede ofrecer. Por eso es cierto que Dios hace las cosas inteligentemente.

Cuando los hombres creemos que todo está dicho, siempre tenemos motivos para renovar la inspiración a través de las mujeres. Ustedes inspiran versos, producen desvelo, momentos alegres que obstinados sobresalen pese a la naturaleza de los cambios hormonales de cada mes. Por todo lo que nos brindan y lo que significan las queremos en vez de comprenderlas y en cada aurora decirles muchas gracias por existir.

El inolvidable premio nobel Gabriel García Márquez, simplificó en esta frase el significado e importancia de las mujeres: “En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces”. @LuchoDiaz12

Mostrar más

Luis Elquis Diaz

Maestrante Pensamiento Estratégico y Prospectiva/ Especialista Gestión para el Desarrollo Empresarial/ Administrador d Empresas/ Columnista del Portal Cultural SaborVallenato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar