Poesía

¡Cómo me gustaría un buen uso del suelo!

El 21 de diciembre el Departamento del Cesar, festejó su cumpleaños número 49, ese  evento me hizo hacer memoria de como llegue a  esta  hermosa  tierra; fue a finales de  los  años  ochenta, que tuve  la  oportunidad de viajar por primera vez a este sector de la  geografía colombiana, aún era muy joven y solo quería disfrutar mis viajes de aventura, recuerdo que San Alberto fue el primer pueblo al que  llegue, dicho sea  de  paso no era  muy grande  para la  época, mi  viaje tenía un fin; y era asistir a una  parranda con los Betos (Villa y Zabaleta) que se presentaban en las fiestas de Chimichagua. Mas adelante de Pailitas (vía a Valledupar) se encuentra el corregimiento de las Vegas; por  ahí se llega hasta Saloa, otro caserío que está a orillas del rio Cesar y que se confunde con las aguas de la Ciénaga de Zapatoza. Recuerdo como si fuera  ayer  porque estaban celebrando el festival del bocachico, fue  muy agradable la estancia en ese lugar, además me quedé asombrado al ver unos árboles completamente blancos, que en vez de frutas parían garzas; al día siguiente me subí a un Johnson vía a Chimichagua y al llegar me  encontré con un pueblo de costumbres ancestrales y mucha cultura ribereña, sus pobladores siempre han sido gente generosa y noble… son buenos tiempos los que he vivido en esta tierra  mágica, llena de encanto y fantasía.

Hoy tres décadas después, que recurro a mis recuerdos y los comparo con la  actualidad. Me encuentro desconcertado, después de haber recorrido los valles y montañas de esta región; estableciendo vínculos y afectos, me  doy cuenta que el Departamento del Cesar ha perdido mucho de su potencial productivo, he  visto desaparecer mucha tierra fértil y la  minería  nos ahoga, además la deforestación ya nos está  pasando su cuenta de cobro, ver como el uso indiscriminado de las tierras de montaña y sus paramos, donde se pastorea animales que rompen la dinámica biótica del agua, contemplar el excesivo abuso agrícola causado por  la siembra  indiscriminada  de  palma de aceite, sabiendo que no hay agua, porque es de todos sabido que esta planta necesita grandes volúmenes de este preciado líquido y donde la única fuente de riego que utilizan, son los ríos  que surten  a los acueductos municipales y veredales; y si a eso le  sumamos la ganadería “a granel” que se ha encargado en gran medida de generar los altos índices de desertización en este departamento y que tiene en aprietos la sostenibilidad de los suelos agrícolas, podría decir cruelmente que se pueden presentar futuras tragedias, como sequías o inundaciones en un corto plazo.

Basado  en  el  estudio  de  Conflictos  de  Uso  del  Territorio  Colombiano,  que desarrollo el Instituto Geográfico Agustín Codazzi “IGAC” donde afirma que el 64% de los suelos del Cesar ya están catalogados como “no aptos“ me quede sin respiro. Estas cifras prenden las alarmas para el departamento en donde, de las 2.258.583 hectáreas que lo conforman, el 64% no hace buen uso de sus suelos. El mal manejo que se le da al suelo en la producción de palma aceitera, arroz, la minería, la deforestación y la ganadería son los principales problemas que contribuyen a la mala calidad de sus tierras, en donde hay tanto sobreutilización como subutilización.

A lo mejor este escrito sea un grito en el desierto; y pueda que no genere exaltación o asombro, aunque créanme, me gustaría sirviera para alertar y evitar futuras tragedias, tanto en las épocas de lluvia como de sequía.

Recordemos el desastre ambiental que sucedió en Casanare, en donde por factores como el cambio de uso del suelo en los páramos que abastecían la zona y la ganadería en exceso, aceleraron la sequía y produjeron la muerte de varios animales. Esto podría presentarse en nuestro departamento, en donde de manera épica se han tejido historias  y miles  de  canciones en nombre de la  naturaleza.

Como me  gustaría…

Mostrar más

Miguelángel Sierra C.

Consultor Ambiental experto en compostaje de residuos Agroindustriales y miembro de la Asociación Colombiana de Arboricultura ACA, Donante Verde, Biólogo, Activista Ambiental. Autor: MODELO SUELO INTELIGENTE para recuperación de suelo degradado y manejo integrado de plagas y enfermedades. Agricultura sin agua. PERCEPCIONISTA..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar