Opinión

Desempleo en Valledupar

El DANE presentó la tasa de desempleo del mes pasado, que ubicó a Valledupar en el 16.4%, el índice más elevado en los últimos doce años. El desempleo es uno de los problemas públicos más complejos que enfrentan las ciudades contemporáneas. El observatorio de Gobierno Urbano de la Universidad Nacional consigna que el empleo es un asunto complejo porque depende de la vocación de la ciudad. En Valledupar es exigua la preocupación para entender los cambios ni los fenómenos de las tendencias socioeconómicas. Siempre se ha creído erróneamente que era suficiente con las prácticas convencionales del sector agropecuario, no advirtieron la evolución tecnológica, el impacto ambiental ni el fenómeno de crecimiento poblacional.

En una mezcla de ingenuidad y populismo algunos optimistas y generosos conceptuales del gobierno municipal están convencidos y según ellos nos quieren convencer, que a través de exenciones tributarias la ciudad se va a llenar de inversionistas. Vagas ilusiones, ojala fuera así de sencillo.

Las entidades territoriales no son los llamados a generar empleo, pero sí tienen la obligación de propiciar las condiciones. La administración municipal de Valledupar debe liderar acciones interinstitucionales convocando a la Cámara de Comercio, Gremios y Universidades, para avanzar del diagnóstico y responderle a los vallenatos por qué la ciudad no es atractiva para el inversionista.

Crear empleos no tiene fórmulas mágicas, la gestión empresarial es la vía más expedita. Valorar el diagnóstico es útil siempre y cuando redunde en alternativas de solución, con estos instrumentos de gestión es probable responder la pregunta: ¿Por qué un inversionista decidió instalarse en otro país (municipio) y no en el mío?

Debemos entender que la ciudad ya no es de casitas de bahareque, sino un sistema en constante evolución. Hay que pensar en la implementación de un sistema de transporte movido con energía solar, el Área Metropolitana debe dejar de ser un embeleco burocrático, para que funcione con vocación y visión territorial. La ciudad debe ofrecer garantías en la prestación de los servicios públicos. El costo fijo del consumo de energía eléctrica es un hueco en el bolsillo para cualquier inversionista, es perentorio aprovechar los recursos energéticos de la región, los cuales tienen amparo y respaldo legal. En cuanto al servicio de acueducto, hay que transformar Emdupar.

La ciudad vivió la burbuja del proceso de explotación del carbón. Después de dos décadas no hubo encadenamientos productivos ni enlaces empresariales, mientras tanto, el mundo desarrollado procura el desuso de los combustibles de origen fósil. De otra parte, el informe “El futuro de los trabajos 2016: Empleo, habilidades y estrategia de la fuerza de trabajo para la cuarta revolución industrial, destaca que estamos en la era de la inteligencia artificial y la hiperconectividad y, que estas tendencias impactaran el ámbito laboral de manera diferente en las distintas regiones del mundo. La IV Revolución Industrial implica muchos cambios: ¿nuestra ciudad los conoce?

Mostrar más

Luis Elquis Diaz

Maestrante Pensamiento Estratégico y Prospectiva/ Especialista Gestión para el Desarrollo Empresarial/ Administrador d Empresas/ Columnista del Portal Cultural SaborVallenato.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar